lunes, marzo 19, 2007

Miedo

Definitivamente el sábado pasado no fue un gran día, más bien ha sido uno de los peores de mi vida. Todo comenzó muy temprano por la mañana. Estaba supervisando un trabajo de estructuras metálicas. Uno de mis trabajadores estaba reforzando un riel con un perfil de acero 50X30X4 mm yo estaba a su lado revisando que el cordón de soldadura sea limpio y continuo. En una de esas siento un ruido y un golpe muy fuerte en mi brazo y posteriormente en el pie. Cuando miro hacia el lado veo que el soldador se toma la mano muy fuerte porque había recibido un golpe. Lo que nos había golpeado fue un perfil de similares características al que se estaba soldando. A mi solo me golpeo por el costado, lo que me produjo una lesión leve, pero el peor golpe lo recibió el soldador que la tira de acero al momento del impacto le reventó un dedo. Los dos sabíamos que la lesión era grave. Yo estaba casi pálido sabia que si se sacaba el guante nos encontraríamos con algo muy desagradable. Así que me arme de valor y trate de darle los primero auxilios. Al ver su dedo con un corte de aproximadamente unos dos centímetro y sangre en abundancia. El hombre me confeso que cuando ve sangre se desmaya, a mi me ocurre lo mismo, pero no era ni el lugar ni el momento para confesarlo. Paralizamos el trabajo para que se fuera al hospital del trabajador. Al analizar la causa del accidente concluimos que fue por negligencia. El perfil no estaba anclado y por ende cualquier movimiento o golpe era seguro que se iba a venir abajo. En gran parte la responsabilidad también era mía, ya que yo tenía que haber prevenido eso. Después pensado en forma mas fría di gracias de que solo me roso el perfil de acero porque a esa altura y por el peso un golpe en la cabeza me mata.

Ese día estaba un tanto choqueado por el accidente. Estando en mi casa me llama un amigo para invitarme a salir a tomar algo para relajarnos. En un principio no tenía muchas ganas de salir, pero el día no había sido uno de los mejores y muy bien me harían unas copas para despejarme. Nos fuimos a un pub que en ese lugar había un grupo de amigos que están casi a diario en sus reuniones eternas de copas. La conversación estaba entretenida y la noche iba avanzando, en eso suena el celular de mi amigo Tulio, lo llamaban unos colegas para invitarlo a un carrete en una casa. Como yo no conocía nadie opte por quedarme a terminar mi copa de vino y después irme a casa. Cuando Salí del pub como nunca la noche estaba solitaria, fría y silenciosa. Alcanzo a caminar una cuadra desde que salí del pub cuando veo que vienen tres tipos en dirección contraria. A lo lejos y a simple vista se veían “personas decentes”. Cuando están a tan solo a un par de metros de mi se separan, uno se va en dirección a mi lado derecho, el otro al izquierdo y el del medio se me acerca para pedirme un cigarrillo, le digo que no fumo, entonces me pide dinero. Al decirle en tono cortante se me acerca y me toma de la ropa y me empuja hacia un vehículo que había estacionado, trato de empujarlo yo también, pero me percato que saco una cuchillo y en fracciones de segundo me pone su arma en el cuello, mientras que el otro revisaba mis bolsillos en busca de un motín, el tercer tipo hacia de pared humana por si es que pasaba alguien no viera lo que sucedía. Mientras sentía el frio metal en mi garganta, sentí miedo, aunque no era la primera vez que me enfrentaba a la muerte nunca había sido de esta forma tan violenta. El asalto duro solo unos minutos pero para mi fueron eternos. Pensaba en Malva Marina, en perderla. Solo atine a cerrar los ojos y buscaba el rostro de Malva grabado en mi memoria, su voz, su risita de niña traviesa, desde miles de kilómetros en silencio le decía como todos los días que la amaba. Sentí miedo de morir y no volver a verla, que esos delincuentes me privaran de abrazarla, de sentir cada noche su aroma. Sentí miedo porque mi vida ya no estaba en mis manos, eran otros los que decidían sobre mi existencia. Dentro de todo lo que me robaron lo que mas siento fue mi teléfono móvil, no por el aparato, porque ese me lo repone la compañía, pero en él tenia grabada la voz de Malva, un día que conversamos grabe su voz y ella me dejo un mensaje. Cada día que me sentía solo sabia que en mi teléfono tenia su voz grabada diciéndome te quiero.

Definitivamente no fue un gran día, lo único que quería era llegar a casa y estar tranquilo. Tenía mucho frio, ese frio que se siente cuando uno siente miedo.

19 comentarios:

Blogger Anita ha dicho...

Paulo!!!!!
Que susto!!!!!

Gracia a Dios no te hicieron nada.
Pero igual da impotencia el hecho de sentirse violado.

No salgas solo para la próxima, es mejor andar acompñadado.

Un gran abrazo y cariños a Malva.

Anita

marzo 19, 2007 11:33 a. m.  
Blogger pancha ha dicho...

menos mal que saliste libre de esta... porque no toma sus tres pilchitas y se va dónde su Malva preciosa?

marzo 19, 2007 4:13 p. m.  
Blogger Felipe ha dicho...

.....he llegado a sentir ese frio paulo, sé de lo que hablas.....mucha fuerza para superar este trance amargo porque es solo eso.....saludos para ti y que estés bien.....

marzo 19, 2007 8:27 p. m.  
Blogger METIS ha dicho...

lo siento por ese dia paulo, pero piensa que despues de todas desgracias que pasaron aun pudiste ver el sol el domingo. Siempre tendremos enfrentamientos de esos en la vida amigo, pero con suerte podremos superarlos todos y dar gracias de ello.

Suerte que tu estes bien.

un fuerte abrazo

marzo 20, 2007 4:20 p. m.  
Blogger Alvaro y sus desvaríos ha dicho...

pucha que lata,por que será que todas las cosas malas vienen de una, sin dejarle respiro a uno , que queda al vaivén de las circunstancias. Menos mal que el accidente del trabajador no fue tan grave, y que los tipos "decentitos" no te provocaron lesiones físicas.
Espero , siguiendo el equilibrio universal, que ahora venga una racha positiva.
Saludos ¡¡¡¡¡

marzo 20, 2007 8:50 p. m.  
Blogger kityta ha dicho...

uhh!! pauloo!!!
por Dios!

pucha, espero q estes bien, o por lo menos mejor y ya recuperado del susto...
te envio un abrazo gigante!!

a ute noma le pueen pasar dos cosas tan malas en un dia!

:s

marzo 20, 2007 8:59 p. m.  
Blogger ElectricBlue ha dicho...

Pero Paulo!! tuviste mala suerte por un lado, pero de todas te libraste, pero uta, que día más terrible ese; pero weno, demos gracias a quien sea de que no pasó nada malo.
Ahora una pregunta, tu amigo se llama Tulio? o es el nombre del personaje jee

marzo 21, 2007 11:49 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

CHICO Q PENA!

A MI ME DA MIEDO D PERDERTE!!!!! YO NO PUEDO HACER NADA POR ACA TAN LEJOS... QUE SUSTO MI AMOR :( NO ANDES TAN TARDE SOLO EN LA CALLE TE PUEDEN HACER DANO Y YO ME MORIRIA!

TE ADORO MI PAU!

marzo 21, 2007 10:45 p. m.  
Blogger Dyitz ha dicho...

joooder, ke suerte, niñoo! y ke coraje.. lo peor fué ke te atemorizó y te hizo nperder una poseción presiada e invaluable. Pero bueno...seguro tendras oportunidad de volver a robarle la voz en otro momento :)

Un abrazote!!

marzo 22, 2007 5:49 p. m.  
Blogger Super Tulio ha dicho...

HAy Compadre,,, tanto responsable me siento yo por lo que le ha pasado... se m viene la culpa encima por haberte dejado tirado e irme a para otro carrete.

mil disculpas amigo, no se repetira nunca más eso de salir juntos y tomar rumbos distintos en la madrugada,,,, aunque no me arrepiento de haberme ido con esa ruuuubia,,,,

Adios
Saludos Carnal

marzo 23, 2007 2:13 p. m.  
Blogger Karina ha dicho...

Espero estés mejor y un abrazo para tu compañero.

marzo 24, 2007 9:19 a. m.  
Blogger Trilce ha dicho...

mmmm....faltó que se te cruzara un gato negro y que te hiciera pipi un perro...

Pucha!!!...que mal, pero gracias a Dios estas bien.

Cuidate mucho.

Un abrazo.

marzo 25, 2007 9:43 p. m.  
Blogger Lena ha dicho...

Después de ese mal rato...¿cuántas veces has sonreido hasta el día de hoy? eso es lo que cuenta, no crees?
Un beso Paulo,
Lena.

marzo 27, 2007 4:04 a. m.  
Blogger Meli ha dicho...

Hola, Paulo... creo que ese día y por diferentes motivos sentiste tu vida en peligro. Gracias a Dios aún estas aquí, para seguir tan enamorado, para asegurate de que en lo posible no sucedan más accidentes.Y pilas, no camines sólo por ahí, no tengas miedo, creo que te estan cuidando mucho, y la voz de Malva, ya forma parte de tu vida, you don't need a record of it!
Saludón!

marzo 28, 2007 9:55 a. m.  
Blogger ««Ariadne»» ha dicho...

huy paulo que dia y sobre todo que noche, que fue lo peor, ya me imagino, yo nunca e pasado por una situacion asi y con Dios delante espero que no me toque

Gracias a Dios no te hicieron nada a ti

marzo 29, 2007 10:21 p. m.  
Blogger questiongirl ha dicho...

Ah que terrible experiencia!!!! Me a puesto en alerta cuando este supervisando una obra, queya merito entro a una de acero precisamente :-S!!! Y de lo otro, caray que mala onda de estos muchachos, que coraje... Uste no esta solo, aqui lo apoyo para cualquier cosa, y creame que se de lo que habla de esos malos días, pero siempre habré el equilibrio con algo muuuuuy bueno que recompense tales eventuelidades!!!
¿Cómo siguió el soldador?
Besito y abrazo a uste!
YaZ

marzo 31, 2007 2:39 a. m.  
Blogger Dyitz ha dicho...

Nada, paso a dejarte otro abrazo :)
Todo va mejor ya??

abril 04, 2007 8:56 p. m.  
Blogger URGANDA ha dicho...

¿Será que te levantaste con el pie izquierdo?... quizá... el peligro está siempre pendiente de nosotros y más con un descuido... Comparto eso de que en ciertos momentos nuestra vida no depende de nosotros, en cambio depende de lucha de fuerzas, de poderes, de descuidos, casualidades, causalidades, no sé... Lo único bueno de todo (y como siempre) es tu eterno y amoroso refugio, aunque fuera en la memoria de una voz... Cuidese... un abrazo fuerte.

abril 06, 2007 11:07 p. m.  
Blogger Anita ha dicho...

Uff!
Casi lo olvido.


F
E
L
I
Z

C
U
M
P
L
E
A
Ñ
O
S


Un gran abrazo en este día y que seas muy feliz.
Vuela alto Paulo, que alguien espera por ti en una pequeña isla, pero con un gran corazón.
Tu Malva Marina.

Felicidades!!!

Anita.

abril 09, 2007 9:55 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal